Nueva York pasa la primera prueba frenando a oficiales de Inmigración en las escuelas